Océanos de sangre de Nut (Wattpad)

Solía seguirle la pista a Nut para ver lo que había escrito nuevo, pero dejé de prestarle atención en un momento de escasez lectora y blogger. ¿Y qué ocurre cuando le das la espalda a algo? Que acabas perdiéndote por completo cuando ocurre algo importante (véase la aparición de un libro nuevo). Así que ahí estaba yo, ante Océanos de Sangre, no del todo nueva pero no lo suficientemente avanzada como para no empezarla.

Antes de nada, lo primero que vemos es la división del libro en preludio, libro primero y libro segundo. La primera parte funciona como introducción, nos adentra en la historia y nos sitúa para evitar que nos perdamos. Narra el momento en el que los dos protagonistas se conocen y deja el camino hecho para que comience la historia. ¡Ojo! Que la palabra "introducción" no os asuste, no funciona simplemente como punto de partida. El preludio, sin llegar a las siguientes partes, tiene la suficiente sustancia como para ser un libro por si mismo; porque, además, muestra claramente la estructura de introducción, nudo y desenlace (claramente abierto) que es tan necesaria.

Tanto el libro primero como el segundo tienen la característica especial de seguir el mismo orden: primero un "relato" (no se me ocurre nada mejor para darle un nombre) con su título propio, a modo de introducción y que irá relacionado con algo de la historia principal (alternándose sin seguir un orden establecido entre historias del pasado de Ireeyi y momentos vividos por Kert tras el preludio y antes del libro primero, salvo los últimos antes del final del libro) y después el capítulo. Siempre había una unión entre ambas partes, una mención sobre el hecho narrado en el capítulo, un recuerdo, un personaje, etc.

Este juego entre la historia principal y las situaciones narradas en los "relatos", la relación de cada parte con la siguiente, el peso que tiene cada una por si misma y como toda la estructura se entrelazaba y adquiría un sentido, son uno de los puntos más fuertes que podemos encontrar.

"—No tengo intención de obligar al Capitán a cumplirla —terció Kert con resolución—. Quiero volver a ser un soldado del Capitán por méritos propios. —Se tocó el pecho a la altura del corazón—. Por ello no vengo con las manos vacías.
Ireeyi clavó las pupilas en la mano del joven y, retorciendo la boca en una mueca de repugnancia, escupió en el suelo.
—Como se te ocurra decir la estupidez de que vienes a entregarme tu corazón de enamorado, te destripo aquí mismo —le amenazó, arrastrando las palabras."

Dejando a un lado la estructura, ha llegado el momento de dedicarle unas líneas al argumento. El amor ni es un juego fácil ni siempre es un camino de rosas, y que le pregunten a Kert, el joven protagonista, si opina lo contrario. Desde el primer momento, en el primer capítulo del preludio (parece una eternidad ya desde que lo leí), vemos como nada juega a su favor y es que, ser abordado por la tropa del famoso Demonio Blanco, utilizado como "dama de compañía" del mismísimo capitán, puesto como marinero de su navío teniendo que dejar atrás sus pensamientos pacifistas y de buen samaritano y luego expulsado como un vulgar traidor cuando creía que había conseguido algo, tiene que hacerle perder la cordura a cualquiera.

Jugada tras jugada, Kert mueve las fichas para llegar a su premio, el amor del capitán Ireeyi, el Demonio Blanco. El problema es... ¿Cómo se consigue enamorar a alguien que no quiere sentir nada más que odio hacia los que le arrebataron todo y ansia de venganza? Pues él, que de tonto no tiene ni un pelo aunque pueda parecerlo por seguir insistiendo, no se rinde.

Vemos tres tipos de lucha diferentes, bien identificadas y diferenciadas. Tenemos las metafóricas (llamémoslas así): por un lado la de Kert, que sin tener que dejar de lado su humanidad, por hacerse un hueco en su corazón y por otro la de Ireeyi por impedirle entrar, seguir con su armadura repele sentimientos y no tener que sufrir por nadie; y la real, la de venganza, la flota al completo del Demonio Blanco (junto al marinero insistente) destruyendo a todo aquel que pertenezca a los clanes Oren y Mayanta, que los hostigaron a ellos, asesinaron a sus familias y oprimieron a sus pueblos durante años, o sus aliados.

Narra de forma paralela la historia de amor de dos personas con sus quebraderos de cabezas e inquietudes, que te dejará con el corazón en un puño cada segundo que lees, y la historia de un pueblo oprimido donde unos pocos valientes se alzan en sus navíos para vengarse por todo lo que han pasado y que te impedirá quedarte quieto sin saber que ocurre. Compagina ambas partes de una forma exquisita y, lo mejor, es que todo lo que crea a su alrededor está a la altura. Todo queda bien trabajado desde la aparición de un mundo imaginario, con su propio sistema de gobierno y su propia geografía no se lleva, hasta la personalidad intrincada y compleja de todos los personajes. No se deja ningún detalle sin pensar, otro de los grandes puntos fuertes de la obra.

"—No ha querido matarte, ¿eh? —le espetó Ireeyi.
—Lo ha intentado —replicó el joven inclinando un poco la cabeza. Veloces, sus ojos exploraron el lugar, captando hasta el último detalle, y volvieron a posarse en el Capitán—. Pero yo no se lo he puesto fácil."

Los protagonistas son los que presentan la evolución más visible: Kert empieza siendo un niño débil e incapaz de defenderse a él o a sus ideas y va progresando hasta llegar al hombre en el que se convierte; e Ireeyi cuya psicología interna es de las más complejas que he visto y que esconde una historia que le ha marcado. Sin embargo, no son los únicos, Pravian y Nándor, entre otra larga de personajes secundarios importantes en el transcurso de los acontecimientos, han ido marcando un antes y un después en sus acciones y pensamientos.

Me quito el sombrero ante Nut por haber sido capaz de llevarlo todo hasta este extremo, demostrando que se puede conseguir una buena historia donde todos los elementos encajen y sin pasar por alto nada que pueda rebajar el nivel de la novela. No es fácil escribir un libro dónde el ritmo se mantenga constante, se viva todo como si estuvieses allí, se sufra con cada instante en el que todo da un giro de 180º (algo muy constante y con lo que mi querido Wattpad y yo nos peleábamos constantemente, debería ser más sutil, no dedicarte un "esta historia se ha acabado", dolía) y la atención del lector no se pierda ni un segundo. Océanos de sangre es, sin duda, el resultado de un esfuerzo y un trabajo que espero que tengan la recompensa que se merecen

"[...]—Sí. —Mueve su cabeza con cansancio arriba y abajo—. Le conocí. Y quedé abrumada. Todo en él sobrecogía. Sus cabellos extrañamente plateados, su rostro impasible, sombrío; la seguridad que irradiaba. Pero por encima de todo, sus ojos. Jamás había visto ni he vuelto a ver unos ojos tan fríos, tan insoldables. No tendría más de quince o dieciséis años, pero, a pesar de ello, a su lado los hombres que le acompañaban, marineros rudos y curtidos, quedaban eclipsados, empequeñecidos, como si no fueran más que meros adornos. Estar cerca de él era como... —La mujer calla; busca en su mente las palabras exactas—. Como ser absorbido y empujado hacia un agujero donde sólo se hallaban él y su voluntad."

3 comentarios:

  1. Hola :) He llegado hasta esta reseña de mi libro por casualidad y me he llevado una grata sorpresa. Muchas gracias. Me ha encantado. Has sido muy amable al reseñar Océanos y me hace muy feliz que te haya gustado. Ya está a la venta en papel y pronto en ebook y tus palabras son sin duda un gran apoyo para la historia. Muchas, muchas gracias. Un saludo. Nut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar, me ha hecho mucha ilusión ~

      Eliminar