El extraño caso del Dr. Jeckyl y Mr. Hyde (Louis Stevenson) [MINI]

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde ha sido, desde hace tanto tiempo que no recuerdo como empezó, mi pequeña obsesión. Se convirtió, sin haberla leído, solo con la idea de su existencia, en un pilar fundamental a la hora de escribir. Años después, por fin ha caído en mis manos. Años después, por fin he podido adentrarme entre sus páginas. Años después, estoy aquí sentada para escribiros mi opinión. No me extenderé demasiado, remarcaré los puntos que más me han parecido interesantes y os haré un breve resumen de lo que ha sido mi experiencia.

Para empezar, Stevenson nos relata la historia de un hombre con problema bastante peculiar desde el punto de vista de un tercero. El amigo del doctor Jekyll nos va narrando lo que sabe sobre él y el misterioso hombre que ha aparecido, Mr Hyde. Todo sucede conforme lo va descubriendo y hasta el final no nos relata lo que realmente ocurrió. Faltan datos que se van completando a medida que el libro avanza.

Esta historia, escrita de forma sencilla y sin pecar en exceso con las descripciones, es sin duda una de las mejores que he leído. Corta en extensión pero de una calidad inmensa. No te cansas de leerlo y puedes llegar a darle mil vueltas al libro. Stevenson sabe enganchar al lector, hacer que se introduzca en la historia, que compadezca a sus personajes, que se llene con ellos.

En conclusión, a pesar de las altas expectativas con las que lo empecé, ha sabido alcanzarlas a la perfección; pero como todo no es un camino de rosas, siempre hay fallos y en "El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde" hay uno que no se puede pasar por alto,  es una lectura demasiado acelerada.

1 comentario:

  1. Leí esta novela hace tiempo en inglés, pero era una versión adaptada para jóvenes. Ahora que va a salir una serie, me encantaría leerme la versión original para poder disfrutar de todos sus aspectos.
    Desde luego es una historia muy curiosa que no dejará indiferente a ningún lector.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar