Cine · La La Land


ANTES DE LEER LA CRÍTICA


Esta va a ser la primera crítica (opinión más bien) que haga de una película. Hice algún que otro intento en mi primer blog, pero no fui capaz de hacer nada decente. Hay que tener en cuenta que no soy experta en cine, lo mío está en las letras escritas (por algo estoy estudiando literatura). No voy a haceros una crítica grandiosa, pero al menos intentaré dar mi más humilde opinión.

CRÍTICA

Sin spoiler

He tenido el placer de poder ir a verla dos veces al cine y salí con el mismo pensamiento: "Me he enamorado de La La Land". ¿Cuántas veces has ido al cine y te has quedado mirando la pantalla con una sonrisa tonta en la cara?¿Cuántas veces has visto una película y has pensado que si por ti fuese, no dejarías de verla?¿Cuantas veces has visto en la pantalla "The end" y has querido volver atrás? Hacía tiempo que no salía tan satisfecha, que sentía que el dinero había merecido la pena y que volvería a verla una y otra vez sin problema. No hay nada más bonito que el sentimiento de haber encontrado una película capaz llenarte, atraparte, alejarte de la realidad... La La Land consiguió capturarme de principio a fin.
Y está muriendo. Está muriendo el jazz, Mia. Muerte prematura. Y el mundo dice: 'Déjenlo morir. Ya pasó su tiempo'. Pero no lo voy a permitir.
La historia comienza con fuerza. En mitad de un atasco aparece la primera canción, las personas salen de sus coches y cantan (las caravanas se harían más amenas si se montase un musical). Mia (Emma Stone), enfrascada en el guión de una obra, es la primera en aparecer tras terminar la primera canción de la banda sonora. Los coches vuelven a circular con normalidad, pero ella sigue concentrada en lo que tiene entre manos. Ahí es cuando aparece Sebastian (Ryan Gosling), pitándole y desviándose para pode avanzar. A partir de entonces, la historia va desarrollándose a partir de las vidas de ella (una joven actriz en busca de un papel en alguna parte) y él (un pianista que sueña con devolver el Jazz al mundo).


Se trata de un homenaje a los grandes clásicos tanto del Jazz como de los musicales, el cine o el teatro. Hay una gran cantidad de referencias tanto en sus bailes como en sus escenarios o fotografías, incluso hablando mencionan obras del estilo de Rebelde sin causa o a músicos como Hoagy Carmichae. Si eres un amante de cualquiera de estas cosas, podrás encontrar los miles de guiños que se esconden por toda la película.

Gracias a esto, La La Land adquiere un toque nostálgico y te hace sonreír con cada cosa que descubres. Han hecho un homenaje a grandes clásicos desde un punto de vista moderno y fresco, mucho más actualizado.
Me tratas como si la vida me tuviera contra las cuerdas. Quiero estar contra las cuerdas. Permito que la vida me golpee hasta que se canse. Luego yo la voy a golpear. Es una táctica clásica.
Los planos, los colores, la iluminación, la fotografía, los escenarios... Todo juega un papel importante. No puedes dejar de estar pendiente de cada detalle, de cada lugar, de cada color. Quitando algunos momentos en el que el movimiento de la cámara me mareaba, es una de las películas mejor grabadas y editadas que he visto.

Lo más destacable, sin duda, fue la banda sonora. En cada momento, la canción perfecta. Tanto la letra como la melodía era preciosas y los bailes que los acompañaban me encantaron. Si tuviese que destacar alguna, diría que la más bonita es la de City of Stars, aunque Another day of sun también me dejó buen sabor de boca.


En conclusión, es una de las mejores películas que se ha estrenado en los últimos tiempos. Iba con las expectativas altas y sin duda cumplió con ellas. No dejé de tener una sonrisa tonta durante toda la película y no creo que hubiese final mejor que el que tuvo. Se ha convertido en una de esas películas que no dudaré en ver una y otra vez, sin cansarme.

★★★★★

No hay comentarios:

Publicar un comentario